ࡱ> DFC9 8bjbj .L4l(((((((< $<        dffffff$ Z(     ((   J( ( d ddH((H   s< ^ FHH0H @H<<(((( Don Luis Mertens De rico que era se hizo pobre y sirvi a los pobres 22 de julio de 1864 - 25 de abril de 1920 Al final de julio de 1914 el director salesiano de la gran casa de Lieja en Blgica, Luis Mertens, vivi uno de los das ms tristes de su vida. Las fronteras entre Francia y Alemania desde tiempo atrs estaban llenas de bocas de caones. Iba a comenzar la primera guerra mundial. Alemania haba decretado la movilizacin general, y una carta de alistamiento lleg tambin a la direccin de un joven clrigo salesiano que trabajaba en la casa de Lieja. Haba nacido en un pueblecito de la frontera que el ltimo tratado internacional haba asignado a Alemania. El director don Mertens fue a buscar a su clrigo que estaba jugando con los muchachos. Lo abraz y suspirando como un padre que tiene que comunicar una mala noticia, le puso en sus manos la orden que le llamaba a las armas. El joven salesiano ley y se qued de piedra. Don Mertens le tom de la mano y le dijo con fuerza: "Nosotros somos hermanos. Y ninguna guerra podr hacernos enemigos". En la noche del 4 de agosto los ejrcitos alemanes invaden la Blgica neutral para atacar a Francia por el flanco izquierdo. El pequeo ejrcito belga denuncia ante el mundo la invasin y prueba una dbil defensa. El 7 de agosto la ciudad de Lieja cae bajo los alemanes. Don Mertens, que es director de la casa salesiana y prroco de una amplia zona de la periferia, con la muerte en el corazn rene a sus colaboradores, y les da la palabra de orden para los terribles aos que estn comenzando: "Pensemos en los muchachos y en los pobres". Ingenio brillante no, pero s una voluntad fuerte Luis Mertens haba nacido en Bruselas el 22 de julio de 1864. De su familia acomodada y distinguida haba recibido un modo de comportarse seorial, y el hbito del autocontrol y la reflexin. Los estudios, realizados en las escuelas de los jesuitas, haban revelado que no tena un ingenio brillante, pero s una voluntad fuerte y una gran capacidad de trabajo. A los veintin aos, superando dudas y temores, Luis Mertens entr en el seminario mayor de Malina. Con el consejo constante de su director espiritual, se prepar a ser sacerdote. Un compaero suyo de aquel tiempo, don Jos Borjans, testimoni: "Nada de extraordinario en su vida. Pero muchas veces yo admire el empeo con el que dominaba los impulsos de su carcter, cuando le suceda rara vez que se le escapaba alguna palabra dicha acaloradamente o manifestaba un gesto de impaciencia. Era cosa de un instante". Para completar los estudios, Luis tuvo que proponrselo al mximo; innumerables horas pasadas sobre los libros con una voluntad tenaz. A los veintitrs aos es ordenado sacerdote. Con toda verdad puede decir: "He sufrido y trabajado por este da!". Su arzobispo, el cardenal Groossens, le asigna la primera misin pastoral: en el Colegio de Nuestra Seora de Tienen ser profesor de religin y de materias literarias. Y es aqu donde se manifiestan las cualidades ms preciosas de don Mertens. El gran trabajo realizado sobre su carcter liber en l excepcionales dotes educativas y didcticas. Un alumno suyo, luego cannigo Michiels, atestigu: "Atraa con su bondad, su amabilidad, su religiosidad contagiosa. Yo lo eleg como director de conciencia, y a l le debo, despus de a Dios, mi vocacin sacerdotal. Estaba ilusionado con la carrera militar, pero por consejo de don Mertens, al final del bachillerato, decid entrar en el seminario. Sus ejemplos y sus consejos me confirmaron en la vocacin". "Practicar la amabilidad" Siete aos de trabajo callado, uno ms en la lista de tantos profesores. Tena como mtodo la bondad, la amabilidad, la persuasin. Muchos de sus colegas no estaban de acuerdo con aquel mtodo, lo juzgaban como debilidad. Don Mertens sufra por ello. Pero los hechos le dieron la razn: la caridad prctica, amable, constante, acompaada de un total dominio sobre s mismo, hicieron crecer esplndidas vocaciones sacerdotales y orientaciones reciamente cristianas. En 1896 los Hermanos de Nuestra Seora de la Misericordia pidieron al cardenal un capelln para su colegio de San Vctor de Alsemberg. El les respondi: "Os voy a mandar uno de los sacerdotes ms santos de la dicesis". Y les mand a don Mertens. Durante tres aos fue sacerdote y consejero espiritual del colegio. Los recreos los pasaba en la capilla, junto a su confesionario. Profesores y alumnos se aprovechaban especialmente de este tiempo para ir a hablar con l, exponerle sus problemas y pedir el perdn del Seor. l estaba a su entera disposicin. Algunos Hermanos de aquel tiempo declararon: "Grande era su humildad, inalterable su humor. Buscaba en todo desaparecer para que en nosotros creciese Jess. Era un modelo de bondad y de profundidad espiritual". En los aos de Alsemberg escribi unas notas espirituales que descubren su vida interior, He aqu algunas: "En la oracin manifestar nuestras debilidades delante del Seor y decirle que lo esperamos todo de l."Con los jvenes y con las personas del mundo practicar la dulzura, especialmente en el confesionario. All represento a Jess: l era infinitamente bueno y misericordioso con los pecadores." "Cuando alguno me acuse no tratar de excusarme." "Conducir a los jvenes por los caminos de la gracia del Seor, preparar su vocacin, hacerlos santos." "Me entristezco, me turbo, tengo miedo o me alegro con demasiada facilidad, segn los acontecimientos y las circunstancias ya alegres, ya tristes. Combatir mi defecto dominante, la agitacin, mediante la presencia de Dios." Los salesianos en su vida En 1895 don Mertens visita el gran colegio salesiano abierto para los muchachos del pueblo en Lieja. El comienzo de este colegio se recuerda as en una declaracin hecha bajo juramento por el cardenal salesiano Juan Cagliero: "El 7 de diciembre Don Bosco (le quedaban solamente dos meses de vida) recibi con alegra la visita del obispo de Lieja, mons. Doutreloux... Se habl sobre la fundacin de una casa en Lieja, ciudad del Santsimo Sacramento. Pero por falta de personal no se pudo responder afirmativamente a los deseos del piadoso obispo, con disgusto de todos. Al da siguiente, fiesta de la Inmaculada, Don Bosco me manda llamar, y con el rostro baado en lagrimas me dice: "Hemos vacilado en aceptar la fundacin de Lieja, pero la Virgen la quiere... Dale al seor obispo esta bella noticia, y quedara contento". As lo hice, y poco despus se abra aquella casa de Lieja, la ltima que Don Bosco acepto". Al visitar el colegio salesiano de Lieja, don Mertens queda muy impresionado por el hecho de que el mtodo salesiano, basado en la "razn, religin, amabilidad" es muy parecido al que l emplea con los jvenes. Pasan cuatro aos. En el verano del 1889, el padre Bishoff, consejero espiritual de don Mertens, recibe de l esta carta: "He dejado el mundo y he entrado en la familia religiosa de Don Bosco. Dentro de pocos das comienzo el noviciado. Rece por m para que sea un religioso segn el corazn de Dios, y un digno hijo de Don Bosco". Don Mertens tiene treinta y cinco aos, 10 de sacerdote. Don Scaloni, el gran salesiano que dirige la obra de Don Bosco en Blgica, lo recibe con los brazos abiertos, y enseguida lo invita a trabajar. Don Clayes, que ese ao era alumno en la casa salesiana, recordaba: "Fue nuestro asistente de estudio y profesor de francs, Tena dificultad en conseguir la disciplina con los pequeos. Pero nosotros los mayores, impresionados por su manera angelical de celebrar la misa, le ayudamos a mantener quietos a los pequeos" Y aada: "Como asistente se someti heroicamente a la norma salesiana que dispone que los maestros jueguen con los alumnos. Una vez se cay y tuvo que ir a la enfermera, y volvi a jugar con la frente vendada". Los jvenes del colegio salesiano eran mucho ms pobres y ms bastos que los que haba encontrado en las dos escuelas anteriores. Don Mertens se entrego a su servicio pronunciando los votos y hacindose salesiano el 15 de diciembre de 1900. El "Don Bosco" de Lieja En los aos siguientes continu enseando, y tambin estuvo encargado del oratorio festivo, Don Deckers, alumno suyo en aquellos aos, declar: "Era el nico superior de quien nunca o criticar a los compaeros. Era modelo de paciencia y de modestia. Su caridad se manifestaba sobre todo en la amabilidad con la que nos correga y no nos permita ningn juicio desfavorable contra el prjimo. Preferentemente se preocupaba de los muchachos pobres, trataba de entender sus necesidades. En aquellos tiempos nuestros alumnos se escogan de entre los ms necesitados y menos educados. Tena atenciones especiales con ellos como con todos los desheredados". Dejando su situacin de vida cmoda, haba elegido servir entre los hijos del pueblo. En 1902 le hicieron director de la nueva casa salesiana de Gand. En el pasado la haban dirigido unos religiosos que no haban dejado un buen recuerdo. Don Renato Pastol atestigu: "La providencia mandaba a un santo sacerdote para cancelar huellas de malos ejemplos". Despus de apenas siete aos de vida salesiana, en 1907, designaron a don Mertens para dirigir la casa-madre de la obra de Don Bosco en Blgica: el gran colegio de Lieja. Como director, l fue el "Don Bosco" de sus hermanos y de sus alumnos, padre y maestro. Don Delbouwire, su joven hermano, testimoni: "Nunca lo vi perder la paciencia ni usar modales bruscos. Cuando tena que hacer alguna observacin, redoblaba la amabilidad, hasta llegar a emocionar al que estaba reprendiendo. Su paciencia y bondad eran expresiones de caridad. Avisaba sin herir ni dar lugar a inquietudes". Pero su bondad nunca fue debilidad. Como Don Bosco, estaba presente en todos los ambientes para que la vida discurriese serena. Era llamado la "presencia de Dios", porque daba la impresin de que estaba en todo lugar de la casa, desde el patio a las aulas de clase, a los dormitorios. l saba muy bien que no era persona sin defectos, y en sus notas espirituales escriba: "Debo tener absolutamente mayor firmeza con los hermanos para que se respeten las reglas, el horario, el sistema preventivo". Don Driessen lo recordaba as: "Saba exigir a los jvenes respeto y disciplina. Correga con la sonrisa". Cuatro aos despus (en 1911) le confiaron tambin la parroquia, que se extenda por la zona popular que rodeaba la casa salesiana. Era la primera vez, en Blgica, que un salesiano era al mismo tiempo director y prroco. El jesuita padre Bergh testimoni: "Conoc a don Mertens cuando lo nombraron prroco. Daba la impresin de ser todo para todos, preferentemente para los pequeos y los pobres. Antes de la misa daba pequeas meditaciones a los obreros, llevaba adelante con gran entrega la obra de la catequesis". La gran tempestad de la guerra mundial Luego se abati sobre Blgica la primera guerra mundial. Lieja fue dominada por los duros soldados alemanes y por una gran pobreza. Don Eduardo Potier recordaba as su amor sacrificado a los pobres: "Lo vi llevando bajo el brazo cristales adquiridos para arreglar l mismo la ventana de una buhardilla en la que habitaban dos pobres viejos. Hablaba con los pobres con el bonete en la mano y la cabeza descubierta en su presencia". Y su parroquiano Gilbert Leponce: "Su caridad con el prjimo era tal que hasta los indiferentes e incrdulos lo admiraban". En ese tiempo dio vida a la asociacin Amigos de los pobres, que calladamente hizo tanto bien. Mientras tanto, no lejos de Lieja, sucedan desgracias inmensas, inhumanas. Desde julio de 1917 se desarroll la batalla de Flandes: 600.000 hombres muertos. En aquella batalla se emplearon por primera vez en forma masiva los carros armados, mientras que en la ciudad belga de Yprs se usaron por primera vez en la historia humana los gases asfixiantes. Aquella terrible guerra no termin hasta el 11 de noviembre de 1918, despus de haber sumado diez millones de muertos. En 1919 don Mertens fue liberado de la direccin de la casa, y pudo dedicarse por entero a la parroquia. Solo tena cincuenta y cinco aos, pero aparentaba muchos ms. La vida de sacrificio y de entrega total lo estaba consumiendo. "Si quieres mi vida, tmala" 4 de abril de 1920. En la solemnidad de la Pascua don Mertens da comienzo a la "misin parroquial". La predican sacerdotes expertos. Don Mertens se preocupa al mximo para que la "misin" lleve la paz a tantos corazones turbados y desconcertados por las crueldades de la larga guerra y por las miserias subsiguientes a ella. La "misin" concluye en la tarde del 18 de abril. En la iglesia llena, don Mertens reza en voz alta por su gente. Todos lo escuchan en un silencio reverente. Dice: "Perdona, Seor, a cuantos te han ofendido. No somos malos, sino dbiles. Perdona al pastor, perdona a las ovejas del rebao. Y si quieres una vctima, oh Jess, si quieres mi vida en expiacin de los pecados de mi pueblo, tmala. Te la ofrezco gustoso". Al da siguiente don Mertens est aquejado por un dolor. Parece que es slo la consecuencia del cansancio acumulado en aquellos das. Por el contrario, se trata de un gran mal, que en cinco das derrumba su vida. Consigue decir al que est a su lado: "No recis por mi curacin, sino solamente para que se cumpla la voluntad de Dios". Dios va a su encuentro la tarde del 25 de abril de 1920. Tomado del libro: "Familia Salesiana, Familia de Santos". Escrito por Teresio Bosco S.D.B. Editorial CCS. Espaa HrQ  ##a..33t8u8888CJ 5CJ\56CJ$\]Hrst/0O P Q E F $a$$a$X$$IfF"#064 Fa $$Ifa$8F =  PQz{$a$  ""#####&&''w*x*X,Y,_.`.a...90:0$a$:0112233333A5B5667888r8s8t8u8888888$a$,1h/ =!"#$%  i8@8 NormalCJ_HaJmH sH tH FA@F Fuente de prrafo predeter.tSt Sangra 3 de t. independiente$h^h`a$CJmHsHtH4LHrst/0OPQEF =  PQz{""##w&x&X(Y(_*`*a***9,:,--../////A1B1227484r4s4t4u44444440000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000@0@0@0@0008 F :08!#$%8" DK(/OU  r z o v \e 'puv 6= $ ""E#K##$$$''H)M)h)o)+ +L,S,T,[,-.2../20900011234444444= I gi^`''4++6,7,8,9,:,;,],^,,,,,,,,,--@-A-X-Y---------).*.q.q.......6/7/d/e/~////////////////K0L0]0^0000000000011A1A1F1G1M1N1x1y111111122\2]2w2x222222222222222+3,30313i3j3q3r333333344!4"444546474t4444UserGC:\Documents and Settings\Usuario\Mis documentos\escaneados\Mertens.docUserpC:\Documents and Settings\Usuario\Datos de programa\Microsoft\Word\Guardado con Autorrecuperacin de Mertens.asdUserpC:\Documents and Settings\Usuario\Datos de programa\Microsoft\Word\Guardado con Autorrecuperacin de Mertens.asdUserpC:\Documents and Settings\Usuario\Datos de programa\Microsoft\Word\Guardado con Autorrecuperacin de Mertens.asd4@44v444@UnknownGz Times New Roman5Symbol3& z Arial"q 6+]$2052Don Luis MertensUserUserOh+'0t  0 < HT\dlDon Luis Mertensdon UseruisserserNormalsUserls13rMicrosoft Word 9.0@0@|g@. s+՜.+,0 hp|  u]5 Don Luis Mertens Ttulo  !"#$%&()*+,-./012456789:<=>?@ABERoot Entry F sG1Table'WordDocument.LSummaryInformation(3DocumentSummaryInformation8;CompObjkObjectPool s s  FDocumento Microsoft Word MSWordDocWord.Document.89q